29.10.06

Y cerrando el desfile, Camila, de la raza de los volscos,
manda una cabalgada de jinetes, sus escuadrones de radiante bronce,
la muchacha guerrera que no avezó sus manos femeninas a la rueca
ni al cestillo de lana de Minerva, pero curtió su cuerpo en el rigor de [los combates
y en la carrera a pie hasta ganar la delantera al viento.
Volaría por cima de las cabezas de una mies intacta
y su pie no heriría las frágiles espigas, o correría por mitad del mar
por sobre el haz de las turgentes olas y no humedecería su cima
ni las plantas de sus alados pies.

(Virgilio: Eneida. Madrid: Gredos, 1997, p. 367. Vid. además Running and Walking on Water, en Laudator Temporis Acti.)

Addendum (30/10/06). Vid. además Walking on Water Again.

Addendum (01/11/06). Vid. además Walking on Water: Dio Chrysostom.